Los columnistas de Visualmente::Carlos Gámez Kindelán::Rodrigo Sánchez::Jordi Catalá::Mario Tascón::Samuel Granados::Dolores Pujol::Fabio Marra::Luiz Adolfo::Leo Tavejnhansky::Massimo Gentile::Pablo Corral::Angel Casaña::Pedro Pérez Cuadrado::Tomás Ondarra::Kohji Shiiki::Elio Leturia::Rodrigo Fino::Ramiro Alonso::Sergio Fernández::Lo más leído de Visualmente::Portadas::Infofreak::Fotografía::Especial Helvética::Especial: Frases del 2008::Especial Cooper Black::Creatividad::Caricaturas::Cuartas Jornadas::Cumbre Mundial::Desnudos::Diarios impresos::Diarios online::Diálogos Visuales
Nuestros Blogs Asociados::Visualmente::Indio::Infograkids::Infografreaks::Infografreaks-edu::Mala Magazine::Bar Visual::Tipográficamente::Chillart::Universitariamente::Visualmente-Edu::Vía Libre::Bar Uch::Que Bien Que La Estamos Pasando::Twittermente::Seguinos en Twitter::Las editoras de Mala::Cristina Poetto::Miru Trigo::Ivonne Caamaño::Ana Ottone::Evita Las Tentaciones::Gaba Urco::Nacha La Macha::Beta Ramírez Bustelo::Carolina Ramírez::Connie Moreno::Juana Medina::Yanina Isabella Tejera::Anna Marti::Lina Delgado Cortés::Sofi Ginestra::India Herrera::La Bender Baruch::Los editores de Chillart::César Maldonado::Martín Pons::Pinguboy::Raúl Manrupe::Elio Leturia::Les Cuevas Otonelli::Nathalie Sonne::Germán Kemerer::Lucas Groglio::Rodolfo Fernández Alvarez::Raúl Della Valle::Julio Cuervo::Javier Cuello::Julián Chappa::Fabián Carreras::Jenny Canales Peña::Gastón Caba::Pablo Bobadilla::Federico Fuertes Guzmán::Bender Baruch::Seguinos en Twittermente

19.8.13

«Tratando de explicarle a mi abuela qué es Twitter»


CHAPPA 


—¿Quién es ese tuíte, otro de esos sabandijas amigos tuyos?
—¿Qué?
—¿Qué es eso de tuíte con lo que tanto escorchás a cada rato?
—¡Qué buena pregunta, abuela! A ver si soy capaz de explicártelo…
—Se llama Twitter y es una especie de telegrama por computadora, digamos.
—¿Eh?
—Sí, algo así. Podés escribir un máximo de 140 caracteres…
—¿Caract… qué?
—Caracteres. Palabras, abuela.
—¿140 palabras?
—No, palabras no. Perdoname, 140 caracteres, o sea letras.
—¿Letras? ¿Se mandan mensajes secretos? ¡En qué andarás metido vos!
—Tranquila, abuela. Es una nueva manera de comunicarse nomás, pero con frases cortas.
—¿Y es para ahorrar electricidad de la computadora eso así tan cortito?
—Ja ja. No, es… ¿cómo explicarte?
—¡Como un telegrama pero más rápido!
—No, nada que ver.
—¿Porqué?
—Porque antes, cuando mandabas un telegrama, era porque tenías algo importante para decirle a alguien. A alguien que conocías, además.
—¿Y con esa cosa qué se dicen ustedes entonces?
—Generalmente, pavadas.
—¿Y vos lo usás mucho a ese aparato?
—No.
—¡Ah, qué alivio!
—No, digo que no es una aparato abuela. Es algo virtual, que no existe, no se puede tocar…
—Qué rara que es la juventud, nene. ¡Me preocupás vos!
—Rarísimos somos, sí.
—Todavía sigo sin entender qué es el bendito tuíte.
—Es que la culpa es mía, porque no sé explicártelo bien.
—¿Me querés decir que soy una ignorante?
—¡Nooo! Es que yo mismo no sé a ciencia cierta para qué carajo sirve realmente el Twitter.
—¿O sea que vos usás algo sin saber qué es ni para qué te sirve a vos?
—Psí… Mirá abuela, ahora que lo pienso un poco es verdad, no sé.
—Yo lo veo para zonzos. Porque si te gusta escribir no alcanzás a decir nada, ¿no?
—Sí, tenés razón.
—¿Y lo usa mucha gente?
—¡Pufff! ¡Está de moda!
—Ahhh. ¿Está de moda decirse cosas cortitas, amarreteando palabras?
—No, bueno… ¡Sí!
—¿Sí o no?
—Sí. Los que lo usan, y saben para qué lo usan, dicen que es genial.
—¿Y quiénes lo usan?
—¡Ni idea!
—Qué raro estás desde que usás esas cosas…
—Por ejemplo casi todos los famosos tienen Twitter. ¡Y tienen millones de seguidores!
—¿Seguidores? ¿Esos fotógrafos que les sacan fotos chanchas por la ventana?
—No, abue. «Seguidores» en Twitter es cuando alguien te sigue…
—¿Adónde te sigue? ¡Tené cuidado a ver si te siguen a vos, por favor!
—Yo quiero que me sigan muchas personas, es lo que todo twittero quiere.
—¿Quién te sigue querido? No me hagás hacer mala sangre.
—Te explico abuela, «seguidores» son personas que siguen tus comentarios, que leen las boludeces que vos escribís ahí en esa cajita cuadrada donde caben las 140 palabras.
—A ver, mostrame esa cajita a ver si así lo entiendo mejor.
—No, es una cajita, un rectángulo que te aparece en la pantalla de la compu, y ahí adentro vos escribís lo que quieras.
—O sea que los que te siguen no te siguen a ningún lado, sino que leen tus telegramas, para decirlo en criollo.
—Sá, algo así. Los que te siguen son gente a la que le gusta lo mismo que a vos, gente que quiere que los demás sepan lo que ellos opinan de las noticias de los diarios y esas cosas.
—Qué al cuete que está esa gente, ¿no?
—Sí, puede ser...
—¡Están al cuete así como vos!
—No, yo no. Creo. No creo. Digo yo.
—¿Creés que no estás al cuete vos, ellos o todos?
—Me aburre que me acribilles así a preguntas…
—¿Pero entonces vos a quién le mandás esas pavadas, a tus amigos?
—Y… a gente de todo el mundo, depende.
—¿Ehhh? ¿De todo el mundo? ¿Depende? ¿Tenés amigos en otros países? 
—No, son gente que conozco por Internet…
—¿Por la máquina esa?
—Sí.
—Je je. O sea que en realidad no conocés a esa gente. Te escriben veinte palabras querés decir.
—Bueno, algo así. Te mandás fotos, música, cosas que te gustan.
—¿Fotos de ellos?
—Claro.
—¿Y cómo sabés que el que te manda la foto es el de la foto?
—Abuela, ¡me sacás de mis casillas, no entendés nada!
—¿Es o no es el de la foto el que te escribe?
—Ni idea. Yo creo que sí, pero no sé si será verdad.
—Macanudo. Veo que la tenés clarísima, como decís vos.
—La cosa es que conozco a gente de todo el mundo.
—¿Y qué les decís en veinte palabras a personas de todo el mundo que no conocés?
—Les cuento lo que estoy haciendo.
—¿A gente que no conocés le contás lo que estás haciendo? ¡Cada vez te entiendo menos, querido…!
—Yo tampoco entiendo mucho para qué lo hago.
—¿Y esa gente no trabaja, igual que vos?
—Qué se yo, me estás haciendo sentir un estúpido con esas preguntas.
—¿Te estoy haciendo sentir yo?
—Perdoname. Tratando de explicarte todo esto me doy cuenta de cosas en las que nunca me había puesto a pensar.
—Mirá vos, ¡eso es bueno! Es la primera frase coherente que decís.
—Voy a pensar para qué uso el Twitter y otro día te respondo mejor.
—Debe ser lindo ese aparato si sabés usarlo, sí.
—No sé. ¡Pero no es un aparato te dije, che!
—Lo que sea, no sabés explicarme ni siquiera qué es entonces.
—Es algo para escribirse con gente, saber cómo están, dónde están, qué hacen,  ¿entendés?
—¡Ilusa de mí! Yo estaba convencida de que hacían cosas complicadísimas escribiendo en esas teclas, mirando ese televisorcito con cara de zombis…
—Me voy a twittear a mis amigos para que me expliquen tanta duda insistencial.
—Andá, querido, andá… Yo me voy a preguntarle a la vecina del fondo si su nieto también usa ese bendito tuíte, por ahí sabe explicarme mejor que vos qué miércoles es ese aparato.









polaroids visuales

EL QR SERIES

EL QR SERIES
EL QRIFER

El ORIGINAL

El MIQR-EY MOUSE

LA PUQRA

El Black Demon

El QR Pí

El Norbarba

El QR JOJOJO

Merry QRistmas

El Bender Baruch

Le Garq

El Norwerine

Mad About Design

Nuestros blogs asociados

Nuestros blogs asociados
El Blog de Periodismo Visual

La revista online de moda

Catálogo Crítico de Tipografías

Las Portadas de Vía Libre

Por las Universidades Latinas

Los talleres de periodismo visual

El blogcebook de El Norbi

El portfolio de El Norbi

Nuestras categorías