Los columnistas de Visualmente::Carlos Gámez Kindelán::Rodrigo Sánchez::Jordi Catalá::Mario Tascón::Samuel Granados::Dolores Pujol::Fabio Marra::Luiz Adolfo::Leo Tavejnhansky::Massimo Gentile::Pablo Corral::Angel Casaña::Pedro Pérez Cuadrado::Tomás Ondarra::Kohji Shiiki::Elio Leturia::Rodrigo Fino::Ramiro Alonso::Sergio Fernández::Lo más leído de Visualmente::Portadas::Infofreak::Fotografía::Especial Helvética::Especial: Frases del 2008::Especial Cooper Black::Creatividad::Caricaturas::Cuartas Jornadas::Cumbre Mundial::Desnudos::Diarios impresos::Diarios online::Diálogos Visuales
Nuestros Blogs Asociados::Visualmente::Indio::Infograkids::Infografreaks::Infografreaks-edu::Mala Magazine::Bar Visual::Tipográficamente::Chillart::Universitariamente::Visualmente-Edu::Vía Libre::Bar Uch::Que Bien Que La Estamos Pasando::Twittermente::Seguinos en Twitter::Las editoras de Mala::Cristina Poetto::Miru Trigo::Ivonne Caamaño::Ana Ottone::Evita Las Tentaciones::Gaba Urco::Nacha La Macha::Beta Ramírez Bustelo::Carolina Ramírez::Connie Moreno::Juana Medina::Yanina Isabella Tejera::Anna Marti::Lina Delgado Cortés::Sofi Ginestra::India Herrera::La Bender Baruch::Los editores de Chillart::César Maldonado::Martín Pons::Pinguboy::Raúl Manrupe::Elio Leturia::Les Cuevas Otonelli::Nathalie Sonne::Germán Kemerer::Lucas Groglio::Rodolfo Fernández Alvarez::Raúl Della Valle::Julio Cuervo::Javier Cuello::Julián Chappa::Fabián Carreras::Jenny Canales Peña::Gastón Caba::Pablo Bobadilla::Federico Fuertes Guzmán::Bender Baruch::Seguinos en Twittermente

5.3.13

Porque las lágrimas también pueden ser cuadradas

Captura de pantalla 2013-03-04 a la(s) 21.43.10
Hasta hace poco, los que me conocen íntimamente, saben que no podía ver su imagen en la televisión. Pero no porque no me gustara lo que hacía sino todo lo contrario. Todo. Alguna vez llegué a decir, medio en broma, medio en serio, que él era el padre que no tuve. Hasta mis hijos suelen escucharme decir que El Negro es su abuelo. Aunque conocen a sus abuelos, ellos a veces tienen dudas.
Hoy, 5 de marzo, se cumplen 25 años de la muerte de Alberto Orlando Olmedo, más conocido como El Negro Olmedo. Tanto me afectó esta situación final (se cayó de un piso 11) que es al día de hoy que todavía estoy peleando contra una sensación de vértigo constante que no me deja asomarme a grandes alturas.
Creo sinceramente que él, sin quererlo, me ha enseñado cosas de la vida que nadie me había enseñado antes. Era el maestro de la improvisación, de la ironía, de la picardía, cosas muy extrañas para la televisión. De chico me alucinaba como se escabullía de adelante de las cámaras, para correr a los técnicos, por detrás de los decorados pintados. Esa especie de rompimiento deliberado de la fantasía televisiva me mostraba otro tipo de comunicación. Era la metatelevisión que hablaba de si misma ante una cámara. Todos eran parte del decorado pintado, menos uno que se manejaba fuera de los límites de la pantalla. Y ni que hablar de sus rutinas humorísticas, donde nadie sabía con que podría llegar a salir Olmedo. Pero que nadie imagine un caos. El tipo empezaba se iba y volvía, dando varios saltos mortales en el aire para caer parado, perfecto, al lado de sus partenaires. Captura de pantalla 2013-03-04 a la(s) 21.56.50
El Capitán Piluso, Petete García, el Manosanta, el dictador de Costa Pobre, Chiquito Reyes, Rogelio Roldán, Álvarez y Borges (junto a Javier Portales), Grotowski y Stanislavski, José Refrán, el Gran Huidini, el Cavernario, el Cabecita negra cordobés, el Yéneral González, el empleado Pérez, el nene, el alumno de inglés (junto a Susana Giménez), el Pitufo, el Psicoanalista, o el mayordomo Perkins, son algunas de sus caras más conocidas. A mi, la que más me gustaba era la que respondía a un nombre muy extraño, distinto. Porque no parecía ser el nombre del personaje, aunque su sóla presencia era diferenciada de los otros.
Dice la leyenda urbana que le gustaba comer una ensalada verde, con su bife de chorizo, pero que nunca podía recordar bien su nombre. Porque no era la reconocida lechuga, ni la militante radicheta. Ni que hablar del berro no tan difundido por aquellos años. Es que a Olmedo le gustaba demasiado la hoja tan verde como amarga de la rúcula, la cual con cariño llamaría rucucu. Esa especie de grito tribal (¡Ruuu cu cuu!) antecedía los cortes publicitarios de su programa "Operación Ja Ja" (1967), acompañado de un gesto poco televisivo como era el de tapar la cámara con la palma de la mano derecha. La caracterización de ese personaje casi sin nombre, tenía como vestimenta central un frac pingüino bien negro, camisa bien blanca, pañuelo (o moño) al cuello y gran sombrero bombín, que doblaba casi sus orejas, acompañado por un poderoso bigote, que apenas dejaba asomar los labios del genio artista rosarino. Toda esa catarata de estímulos visuales asaltaron ayer mi mente y me llevaron casi de memoria a ensayar en el programa vectorial esta especie de pixelado homenaje a alguien que he querido (y quiero) demasiado, como la rúcula.
Porque las lágrimas también pueden ser cuadradas.

polaroids visuales

EL QR SERIES

EL QR SERIES
EL QRIFER

El ORIGINAL

El MIQR-EY MOUSE

LA PUQRA

El Black Demon

El QR Pí

El Norbarba

El QR JOJOJO

Merry QRistmas

El Bender Baruch

Le Garq

El Norwerine

Mad About Design

Nuestros blogs asociados

Nuestros blogs asociados
El Blog de Periodismo Visual

La revista online de moda

Catálogo Crítico de Tipografías

Las Portadas de Vía Libre

Por las Universidades Latinas

Los talleres de periodismo visual

El blogcebook de El Norbi

El portfolio de El Norbi

Archivo

Nuestras categorías